• Juego de banderas

    Ninguna persona, en su sano juicio, comparte la situación que están padeciendo los refugiados que vienen a Europa huyendo de la guerra para salvar sus vidas. Las imágenes que nos llegan a través de los medios de comunicación, día tras día, nos muestran que millares de personas  están viviendo un auténtico drama ante la pasividad de Occidente. A todos nos indigna lo poco que se está haciendo por ayudarles. La situación es extrema y, la UE deberá estar a la altura.

    Pero de ahí, a renunciar a que la bandera de la UE ondee en los lugares oficiales del Parlamento de Navarra hasta que no haya un acuerdo por los refugiados, hay un abismo. Por primera vez en la historia de la democracia, en Navarra, se va a retirar un símbolo oficial por una disconformidad política. Es algo insólito. Y yo me pregunto, ¿renunciarán también a los fondos que da la UE para fomentar el empleo juvenil? ¿Obligarán a los agricultores a que devuelvan las subvenciones que otorga la UE a través de la PAC si no hay acuerdo? ¿Plantearán a las empresas navarras que no exporten a Europa hasta que se ofrezca una solución a los refugiados? ¿Y las ayudas que llegan del FEDER y del FSE, se guardarán en un cajón junto a la bandera comunitaria hasta nuevo aviso?

    Sorprende que con la de medidas que se deben adoptar para mejorar la situación de Navarra, para reducir la creciente tasa de paro, para fomentar el empleo entre los más jóvenes, para mejorar la situación social de esos miles de navarros que sufren momentos complicados, para reducir esas interminables listas de espera en salud, para hacer de esta tierra un lugar más competitivo, el Gobierno del cambio prefiera emplear su tiempo en estas inauditas iniciativas. En estos inútiles juegos de banderas que son un brindis al sol y no solucionan los problemas reales de nadie. Pero en esas anda el nuevo Ejecutivo, en estos gestos simbólicos e identitarios que no abordan las verdaderas preocupaciones de la gente. En breve la segunda parte de su best seller, “juego de banderas”, con la imposición en las instituciones navarras de la bandera oficial de la Comunidad Autónoma Vasca, la ikurriña, antes símbolo del PNV con el que identificaban a Vizcaya. Y mientras tanto las desigualdades sociales creciendo, las listas de espera y el paro aumentando y, muchos jóvenes viéndose obligados a hacer las maletas.

     

    Nacho Igea, Presidente de Juventudes Navarras

Deja un comentario.

You must be logged in to post a comment.